Vinos de la provincia de Cádiz, destino enoturístico

A Roma se va por bulas, 

por tabaco a Gibraltar,

por manzanilla a Sanlúcar, 

y a Cádiz se va por la sal.

De Rota, la tintilla, de Sanlúcar la manzanilla;

y de Jerez, el que el rey de los vinos es.

Con estas coplas destinadas a los vinos de la provincia comenzamos esta entrada, y es que, como ya os lo contamos en nuestro blog, la Gastronomía Gaditana es uno de los grandes atractivos turísticos de la Provincia. Sin duda, se ha convertido en toda una experiencia para nuestros visitantes. Pero dentro de este segmento, hay un producto estrella que es de los más demandados…¡el vino! Y de ello ha dado lugar a este segmento tan interesante como es el enoturismo.

La Provincia de Cádiz tiene una oferta enológica muy amplia, en la que los municipios tiene su propia identidad. Prepárate una buena copa y disfruta de este delicioso post 😉

El Marco de Jerez, cuna de los vinos más ilustres 

Marco de Jerez vinos

Marco de Jerez FORO: Sherry Wine

La más conocida y visitada a la hora de disfrutar del sabor del buen vino. Sus múltiples bodegas (de las que destacamos González Byass y Álvaro Domecq) contienen una amplia gama de este producto para cada ocasión que forma parte de su seña de identidad e historia. Lo componen Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María, Chiclana y Sanlúcar de Barrameda. Posee más de 7.000 hectáreas de viñedos que llevan produciendo vinos y brandies de Jerez desde hace siglos, siendo de gran relevancia para el enoturismo a nivel mundial y por lo tanto, tiene un papel fundamental en el sector vinícola.  Sus caldos varían desde el color más pálido hasta el caoba más oscuro. El mes de la vendimia coincide en agosto, y al tratarse del mes más caluroso del año, se debe transportar la uva a los lagares (recipiente donde se prensa la uva para obtener el mosto) rápidamente para que no se produzca la oxidación. 

Y no solo es atractivo para los amantes del enoturismo. Su patrimonio, naturaleza y paisaje lo han convertido en el lugar ideal donde perderse a disfrutar. No se trata solo de que el cliente deguste una buena copa, si no de transmitir sensaciones increíbles. En este territorio permanecieron los griegos, romanos y árabes donde la elaboración del vino era todo un arte.

Los Vinos Dulces 

Estos vinos se obtienen a través de las variedades de  Pedro Ximénez y Moscatel que se envejecen mediante el soleo, en el que la uva está en contacto directo con el aire para lograr su pasificación y de ello se adquiere una densidad y un color caoba. La duración del envejecimiento de estos vinos puede variar dependiendo del clima.

Pedro Ximénez

Obtenido de la uva del mismo nombre, que es criada mediante el asoleo y pasificada. Es decir, se dejan secar al sol para que el agua se evapore para obtener un mosto con una alta concentración de azúcares, siendo uno de los vinos más dulces del mundo. Se cría mediante el proceso oxidativo lo que hace que su aroma se concentre. 

¿Cómo se sirve el Pedro Ximénez? En un catavinos o en copa de vino blanco entre unos 12º y 14º. Por las características de este vino no suele ser usual acompañarlo de postres demasiado dulces, pero puede ser buena combinación el chocolate y el helado. Además puede ser una buena opción con quesos azules como el Roquefort

Moscatel 

vinos

Copa de Moscatel FOTO: Turismo de Chipiona

El vino procede de la uva madura y soleada que le da este nombre, siendo cultivadas en los viñedos situados cerca del mar. Este fruto se somete al proceso de asoleo y pasificación hasta que se concentran los azúcares y el vino resultante es el “Moscatel de Pasas”. Los más conocidos son los de Chiclana de la Frontera y Chipiona.

¿Cómo se sirve el Moscatel? En un catavinos o en copa de vino blanco a unos 12º y 14. Es ideal para los postres no demasiado azucarados y a los helados frutales.

Los Vinos Generosos

Se trata de los vinos más secos y su proceso de elaboración suele ser a través del mosto de la uva Palomino y se envejecen bajo el Velo de Flor. Entre ellos se encuentran la manzanilla, el fino, el amontillado, el oloroso y el palo cortado

Manzanilla y Langostinos, el maridaje perfecto en Sanlúcar de Barrameda 

Bodega de Manzanillla de Sanlúcar. FOTO: Sanlúcar Turismo

Bodega de Manzanillla de Sanlúcar. FOTO: Sanlúcar Turismo

Ya os hablamos de unos de los encantos de Sanlúcar en nuestro anterior post sobre Turismo Ecuestre en la que os hablamos de las Carreras de Caballos. Pues bien, este hermoso municipio también es todo un referente gastronómico por sus famosos langostinos y claro como no…¡Por la manzanilla, un vino que siempre podemos disfrutar en los mejores momentos! Se trata de un vino blanco y seco, producida de forma tradicional  con uva palomino fina de excelencia en la zona del Marco de Jerez . 

Es difícil determinar el año en el que se comenzó la producción de este vino, pero está marcado por su historia, comenzando porque se produce en el Marco de Jerez, unas de las regiones vinícolas más antiguas a nivel mundial. Ya en el siglo XVIII se hablaba de la Manzanilla en un Acta Capitular del Cabildo de Cádiz. En 1933 se constituye la Ley del Vino, en la que la Manzanilla se incorpora a la Denominación de Origen de Jerez-Xérès-Sherry y no es hasta 1964 cuando se constituye la Denominación de Origen vinculada con Sanlúcar. 

Además ha estado muy presente en la literatura. En algunos sainetes de Juan Ignacio González del Castillo se describe este vino. En la novela Carmen de Prosper Mérimée en 1845 aparece por primera vez en un texto francés, que más tarde Georges Bizet también lo menciona en la seguidilla Prés des remparts Séville. 

También destacan este vino en otras producciones literarias como el sainete de Los hijos del Tío Tronera de Antonio García Gutiérrez y en los poemas de Manuel y Antonio Machado. 

Velo de Flor. Foto: Sherry Wines

Se elabora mediante el sistema de solera y criadera, un método dinámico basado en la mezcla de vinos de diferente edad. Se envejece durante al menos dos años, bajo el Velo de Flor, un manto de levaduras que es lo que hace que tenga unas características peculiares. Esto se produce gracias al clima de la zona combinando temperaturas suaves y alta humedad, que se encuentra en la desembocadura del Río Guadalquivir. Además sólo se produce en este bello pueblo de tradición bodeguera por lo que le da un toque de identidad y diferencia. 

Existe la variante “Manzanilla Pasada” en el que el período de crianza es más largo que la convencional. Esto hace que la flor llegue a debilitarse ligeramente produciendo un poco de oxidación dado como resultado un vino con más estructura y más intenso. 

¿Cómo se sirve la Manzanilla? Pues en cualquier copa de cristal fino, especialmente en catavino o copa de vino blanco y se debe de servir fría (entre unos 5º y 7º). Si vas a pedirla en botella fíjate que lleve el sello del Consejo Regulador que acredite su identidad. Puedes acompañarla con infinidad de platos que procedan del mar como el marisco, salazones y pescados, aunque también se pueden combinar con otras opciones como los embutidos y aliños…Y si ya nos ponemos exóticos te recomendamos pedirla con sushi, ceviche o tempura

¡Y si quieres conocer mucho más sobre este vino puedes visitar el Museo de la Manzanilla en las Bodegas Barbadillo! La entrada es gratuita y se puede visitar todos los días de 10:00 a 15:00 hrs. De noviembre a marzo permanecerá cerrada los domingos. 

El fino, el vino de la alegría

Vino Fino Tío Pepe

Es un vino blanco y seco, cuya elaboración es similar a la de la Manzanilla.

La crianza se produce durante dos años en botas de roble americano con el sistema de criaderas y solera. Se debe realizar en bodegas que cumplen las condiciones microclimáticas que se requieren para la crianza

Se trata de un vino ideal para el aperitivo ya que estimula las papilas gustativas y prepara el paladar para degustar mejor, intensificando el sabor del plato que vayas a comer. Es preferible tomarlo con alimentos salados como las anchoas, mariscos y pescados y en sopas frías como puede ser el gazpacho. En la web de Vinos de Jerez podrás encontrar más opciones de maridaje. 

¿Cómo se sirve el Vino Fino? En un catavinos o en una copa de vino blanco, a temperatura fría (entre 6º y 8º).

El Amontillado, un vino de lo más interesante 

Amontillado FOTO Sherry Wine

Nos encontramos ante un vino muy particular, que combina la crianza con el Velo de Flor con un periodo en el que este desaparece y el vino se expone a la oxidación y esta unión de procesos hace que adquiera ese carácter diferenciador. 

Se elabora a partir de la uva palomino y presenta una amplia variedad de tipos de este vino según el equilibrio entre las fases de envejecimiento a las que se somete: biológica y oxidativa. Debido a ello, puedes encontrar Amontillados más claros, en los que notarás notas punzantes y toques de levadura por el largo envejecimiento bajo el Velo de Flor y de lo contrario, podrás ver otros más oscuros en los que prima el método de crianza oxidativa, especias y madera. 

Este vino se puede disfrutar degustando un buen queso curado, una tapita de ahumados, pescado azul o carnes blancas, además de verduras como los espárragos o las alcachofas. 

¿Cómo se sirve el Amontillado? Se sirve en copa de vino blanco, a unos 12º o 14º. ¡Y por cierto! Una vez abierto, se puede conservar durante meses. 

El Oloroso, de gran intensidad 

Oloroso FOTO Vinetur

Oloroso FOTO Vinetur

Uno de los vinos más intensos. Se suele someter al método de crianza oxidativa. Se le añade alcohol hasta los 17º por lo que se impide el envejecimiento bajo el Velo de Flor y se hace mediante la exposición al oxígeno. Tiene un color a caoba, y se oscurece más dependiendo de la prolongación de su crianza. Un largo proceso de envejecimiento puede dar lugar a un aumento de su graduación, ya que la bota permite una lenta evaporación  de una parte de agua que contiene el vino, así se concentra tanto el alcohol como el resto de componentes que le da ese aroma y sabor. El resultado es un vino potente y con mucho cuerpo. 

¿Cómo se sirve el Oloroso? En una copa de vino blanco a 12º o 14º y permite conservarse durante meses una vez abierto. 

El Palo Cortado, de gran complejidad y elegancia

Palo Cortado FOTO Sherry Wine

Estamos ante un vino complejo que combina el aroma del amontillado con el cuerpo del oloroso. El origen de la crianza del Palo Cortado es bastante antiguo, en los que se fermentaban en botas, por lo que existían varios tipos de vinos procedentes de una misma cosecha. Actualmente se siguen seleccionando esta variedad para nutrir estas antiguas soleras y mantener el carácter e identidad de este vino.

Al igual que los anteriores generosos, se obtiene de uvas palomino extremadamente finos. Cuando termina la fase de sobretabla ( en la que se comprueba la existencia de las características específicas en las botas en las que se ha mantenido el Velo de Flor) se determina su denominación como Palo Cortado. 

Es recomendable consumirlo lentamente, degustando sus sabor y analizando sus matices. Suele acompañarse de frutos secos o guisos

¿Cómo se sirve el Palo Cortado? En una copa de vino blanco a 12º o 14º y al igual que el Amontillado se puede conservar durante meses una vez abierto. 

Los Vinos Generosos de Licor 

Proceden de la combinación de los vinos generosos con los vinos dulces naturales o con el mosto concentrado. Tienen distintos tipos de dulzor y con un contenido superior a los 5 gr de azúcar por litro. Según el vino generoso utilizado en la base y del nivel de dulzor encontramos las siguientes variedades: el Pale Cream, el Medium y el Cream.

Pale Cream 

Un vino de crianza ecológica (a raíz del fino o la manzanilla) y de sabor suave y dulce por la adición de mosto concentrado. Se trata de un vino bastante novedoso incorporado recientemente en la gama de Vinos de Jerez. Su origen está ligado a la época de comercio con Reino Unido, obteniendo su Denominación de Origen en los años 60.

Es ideal para acompañarlo con foie, patés y fruta.

¿Cómo se sirve el Pale Cream? En copa de vino blanco o en vaso ancho con hielo. Se debe tomar muy frío, conservándolo en la nevera a unos 7º y 9º. 

Medium 

Este tipo de Generosos de Licor engloba distintos vinos de cabeceo. Se trata de un vino en el contiene más de 5 gr de azúcares y hasta 115 según las normas de Denominación de Origen del Vino de Jerez. Y ya que hablamos del gramaje, cuando no es superior de los 45 gr por litro nos encontramos un Medium Dry y cuando lo supera estaremos ante un Medium Sweet. 

Para producir este vino, se lleva a cabo el cabeceo con Amontillado o vinos que hayan tenido crianza oxidativa y biológica. 

Se trata de un vino con bastante sabor que puede acompañar platos exóticos en los que priman las especias como el curry. 

¿Cómo se sirve el Jerez Medium? En una copa de vino blanco entre 12º y 14º.

Cream 

Se obtiene a partir  del cabeceo de vinos secos de crianza oxidativa con Pedro Ximénez. Una perfecta combinación del vino de Jerez con notas cítricas. Es ideal para el postre, acompañándolo de fruta, dulces o helados. ¡Y no solo eso! También puedes tomarlo con foie y queso azul.

¿Cómo se sirve el Cream? En un vaso bajo o copa de vino blanco con hielo con una rodaja de naranja a 12º.

La copa más elegante: el Brandy de Jerez 

Esta bebida tan famosa en el territorio, está elaborada a partir de aguardiente y destilados de vino y envejecida en vasijas de roble. Este factor es el que hace que se la considere una de las bebidas alcohólicas más nobles. Su sistema de elaboración, envejecimiento y el clima de la zona hacen que se marque la diferencia frente a otros tipos de brandy. Para obtener esta bebida, se destilan vinos limpios y sanos, separados de las lías (la materia sólida formada por levaduras muertas y restos de uva que se queda en la barrica después de su fermentación). Para obtener un litro de brandy deben destilarse tres litros de vino, obteniendo lo mejor y desechando el resto. 

Precisamente, el proceso de envejecimiento tiene sus propias características. Un brandy se envejece en barricas de roble americano de 500 litros en las que previamente se han envinado con vinos de Jerez, antes mencionados. 

¿Cómo se sirve el Brandy de Jerez? En una copa de balón entre 10º y 15º. Pueden acompañarse con quesos o chocolate. 

Tintilla de Rota, un vino con personalidad propia

Vid Tintilla de Rota

Se elabora a partir de la uva que le da este nombre y que se encuentra específicamente en la provincia de Cádiz, concretamente en algunas pequeñas viñas de Rota, por lo que la producción es en pequeña escala. En el siglo XIX la Tintilla se empleaba para elaborar vinos tintos secos que competían con otros más ilustres y de prestigio, convirtiéndose en un producto destinado a un público de lo más selecto. Se obtenían dos tipos: uno seco que es que se empieza a producir actualmente, y otro dulce conseguido del mosto de la tintilla.

El Mosto de Trebujena 

Mosto y ajo caliente FOTO Cosas de Come

Si quieres conocer los mostos de la provincia de Cádiz, tienes que visitar Trebujena, uno de los municipios con más tradición en la elaboración de esta bebida y donde se pueden degustar de una forma más natural. Se trata de un vino joven procedente de la Doñana Gaditana, tan popular, que hasta tiene su propia ruta.

El acompañante ideal del mosto es el “ajo caliente” que solían comer los trabajadores de la vendimia. 

 

La Sierra de Cádiz, marcada por la tradición enológica

Copa Fine Tempo en Almazara el Manzanillo

La comarca de la Sierra de Cádiz nos ofrece un abanico inmenso de vinos con carácter marcado por la tradición. Sin ir más lejos, Arcos de la Frontera, es el lugar donde se empezó a embotellar el vino tinto en Andalucía y donde además engloban los vinos “Tierra de Cádiz”. Además buscan recuperar los antiguos vinos de Regantío Viejo, que puedes acompañarlos con lomo en manteca u otras viandas. 

Prado del Rey no se queda atrás con la elaboración de vino, siendo los herederos del mítico Pajarete, que fue uno de las bebidas de la Sierra de Cádiz más consumidas en España y parte de Francia a principios del siglo XIX. Se trataba de un vino dulce muy parecido al Oporto. Se trata de un vino dulce generoso y que contiene entre 45º y 140º de azúcar por litro y se envejece durante 2 años.

También encontramos productos nuevos que surgen de esta comarca, como es el caso del Fine Tempo de Oleum Viride. Cuenta con las variedades de Syrah y Petit Verdot. El vino reposa en unas barricas de un roble y de edad diferentes. Se trata de un vino diferente a lo que se produce en su entorno y que poco a poco va evolucionando. 

¡Y hasta aquí la ruta por los vinos de la Provincia de Cádiz! Esperamos que te haya resultado de utilidad y que pruebes todos los sabores y disfrutes del increíble mundo del enoturismo. 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies