Slow Tourism in Cádiz, una nueva forma de vivir el turismo que promueve la autenticidad, el respeto y la sostenibilidad.

¿Qué es el concepto Slow?

“Estamos esclavizados por la rapidez y todos hemos vivido sucumbido al mismo virus insidioso: la Vida Rápida, que interrumpe nuestros hábitos, impregna la privacidad de nuestros hogares y nos fuerza a comer comida rápida.”  Movimiento Slow Food. Estas frases representan un movimiento que surgió en Europa y Estados Unidos hace ya más de una década, el cual se opone a los actuales estilos de vida de nuestra sociedad basados en la rapidez y la inmediatez en todas las cosas incluida la comida, apoyando los valores basados en una vida tradicional, sosegada y lenta.

Los principales movimientos Slow se centraron en dos ámbitos. Por un lado, la alimentación que se enfrenta directamente con la fast food y a los efectos negativos que este tipo de alimentación conllevan a la salud. Y por otro, en el ámbito de estilos de vida, donde el movimiento slow life llega a acreditar aquellas poblaciones que disfrutaban de una mejor calidad de vida basada en la tranquilidad y la escasez de niveles de estrés entre otros.

Beneficios de una vida Slow

Son numerosos los estudios científicos que corroboran que el actual estilo de vida occidental centrado en el logro inmediato, la multitarea y una alta competitividad, es en sí un gran estresor y causante de numerosas enfermedades, siendo las más comunes crisis de ansiedad y depresión. La práctica de una vida slow está considerada como un estilo de vida más natural y saludable. La cual ayuda a la prevención de enfermedades, favoreciendo el bienestar y aumentando los niveles de felicidad de aquellos que la practican.

Tourism Slow in Cádiz– Una nueva forma de hacer turismo

¿Cómo se aplican los conceptos slow al mundo del turismo? El turismo lento o slow tourism es un segmento aún poco desarrollado pero que tiene muchas vías de crecimiento y puede suponer importantes oportunidades para los destinos, sobre todo por los beneficios que conlleva. El turista slow se puede definir como una persona que habitualmente vive o ha vivido en grandes ciudades, con altos niveles de estrés y competitividad, pero que se ha dado cuenta del valor de las cosas hechas con pausa, sin estrés, que lo va guía a diversos ámbitos de su vida, desde la gastronomía (preocupándose más por una alimentación saludable), hasta el turismo, como es nuestro caso.

Los viajes en grandes grupos y destinos masificados están fuera del interés del turista slow. Para ellos hacer turismo es todo lo contrario a lo que veíamos en la película del año 1969 Si hoy es martes, esto es Bélgica que hacían un alocado recorrido por media Europa en menos de una semana. Llenar un mapa de chinchetas y tener el salón lleno de souvenirs de los principales monumentos del mundo no es una prioridad de un turista slow que busca cierta paz y tranquilidad a la hora de hacer turismo.

¿Qué busca un Turista Slow?

El turista slow no tiene unas preferencias concretas de destino. No debemos asociarlo con turista de naturaleza o rural por ejemplo, que aunque son muy apreciados también puede tener interés en visitar grandes ciudades, ahora bien, lo hará de forma diferente. El turista slow buscará alojamientos pequeños y con personalidad. Sobre todo, aquellos en los que pueda sentirse integrado con la cultura del lugar que están visitando y muy importante, que muestren un cierto compromiso con el medio ambiente. Huirá de los grandes hoteles y resorts de cientos de habitaciones y se alojará en barrios tranquilos de la ciudad, sin importarle si no está en el mismo centro. Valorará el silencio y la cercanía de zonas verdes donde poder pasear, sentarse a disfrutar de una buena lectura y hacer deporte.

La duración de sus estancias será por encima de la media, ya que no tiene prisa por conocer muchos destinos durante sus vacaciones. Su objetivo es simplemente disfrutar plenamente del lugar donde se encuentra. A la hora de realizar sus visitas, optará por contratar a guías locales en grupos muy reducidos o exclusivos para ellos, y en rutas que se alejen un poco de las convencionales del destino y que le permita conocer la idiosincrasia del lugar. No los verás persiguiendo un paraguas de un free tour, pero sí haciendo una ruta de leyendas del lugar, observando aves o practicando astroturismo.

A la hora de comer, buscarán restaurantes que les permitan disfrutar de los platos tradicionales de la zona, aceptando bien las vanguardias, pero siendo muy importante para ellos aquellos establecimientos que ofrecen productos de kilómetro cero. Pasear por el mercado de abastos puede llegar a ser uno de los principales atractivos para este tipo de turista.

A la hora de viajar le preocupará la huella de carbono, por eso estudiará el medio de transporte utilizado, prefiriendo si le es posible, el uso del transporte público y no importándole tardar un poco más en llegar si el impacto medioambiental es menor.

¿Cómo atraer al turista slow a Cádiz?

Para posicionar Cádiz como un destino slow debemos mostrar todo aquello que haga atractivo visitarnos y que les permita tener una grata experiencia. Cádiz puede ser ideal para ser visitado sobre todo entre los meses de octubre a abril, fuera del verano que es cuando más saturado se encuentra nuestro destino, pero a la vez dispone de una gran riqueza que puede satisfacer sus necesidades.

Aprovechamos para dejar aquí algunos objetivos y recomendaciones que ayudarían a atraer al turista slow.

  • Mejorar las comunicaciones ferroviarias y el transporte público que conecte los municipios de la provincia. Ayudará a la reducción del uso del coche y al medio ambiente.
  • Apuesta desde tu empresa por la calidad del servicio, grupos más pequeños pueden generar más satisfacción a tus clientes.
  • Productos tradicionales y de cercanía son muy valorados, tanto artesanía como productos gastronómicos. Además, permitirá que no se pierdan las tradiciones.
  • Valora el silencio, si eres un alojamiento o restaurante, aíslalo bien, si eres una actividad turística huye de los bullicios, el silencio es algo muy apreciado hoy en día.

El turismo slow es una nueva modalidad turística que surge fruto de los estilos de vida estresores con los que lidiamos día a día debido a un mundo cada vez más conectado y exigente. Potenciar Cádiz como destino slow  no sólo nos permitiría atraer a esta modalidad de turismo, sino que ayudará a tener un turismo más sostenible, más auténtico y menos masificado. En definitiva, una apuesta por un turismo de calidad y excelencia.

Luis López

Alquiler Vacacional

https://www.alquilervacacionalcadiz.es

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies